Encantados con la visita que hicieron en el día de ayer miembros de la asociación “La Sonrisa de un Niño” de Málaga con algunos de los niños que están pasando unos días de vacaciones, unos por vez primera y otros repitiendo un año más con sus familias de acogida, entre otras para conocer lugares singulares de nuestra provincia.

La Fundación Cueva de Nerja ha querido colaborar con esta asociación para que estos jóvenes conozcan la Cueva de Nerja y de esta forma, sumar una experiencia más que contribuya con el bienestar y felicidad de todos estos niños.

La asociación “La sonrisa de un niño”  se dedica a la acogida temporal de niños bielorrusos afectados por el desastre nuclear de Chernóbil.

El objetivo principal de la asociación es proporcionar ayuda humanitaria, a menores de ambos sexos víctimas de esta explosión nuclear, para ello trabajamos cada año en un programa de acogida temporal familiar.

Este programa se basa en la colaboración desinteresada de las familias pertenecientes a la asociación, que acogen en sus hogares a estos pequeños durante las vacaciones de verano y/o navidad, haciéndoles sentir como un miembro más de la familia.

En esos periodos los pequeños mejoran sensiblemente, puesto que reducen sus niveles de contaminación, sanean sus organismos y fortalecen su sistema inmunitario. Existen informes de diversos organismos internacionales que justifican, que esta es la actuación más adecuada para que estos menores prolonguen su esperanza de vida.

Asimismo mediante diversos acuerdos con entidades y empresas locales, se les ofrece la oportunidad de someterse a reconocimientos y tratamientos médicos.

Pero no sólo nos preocupamos de su salud, sino que también procuramos que sean aquí muy felices, que disfruten de nuestro clima, de nuestra cultura y de nuestra gastronomía. Intentando por supuesto darles mucho cariño, amor y afecto.