Cueva de Nerja: Sala Cataclismo.

La Sala del Cataclismo de la Cueva de Nerja recibe este nombre porque en su centro y fondo encontramos una enorme estalactita de unos siete metros de diámetros partida en cuatro pedazos. Sobre parte de ella ha sido formada por los milenios una colosal columna sedimentaria de un diámetro de dieciocho metros que une el suelo con el techo, alcanzando los aproximados treinta y cinco metros de altura. Esta gran columna en la Sala del Cataclismo, representa uno de los grandes emblemas de la Cueva de Nerja, siendo uno de los puntos estelares de todo el recorrido turístico. Sigue leyendo

Sala de los Fantasmas

Otra de las salas en el recorrido turístico de la Cueva de Nerja es, la Sala de los Fantasmas, a la cual se accede tras pasar por un ancho pasadizo flanqueado una columna, denominada la Bota, de más de 8 metros de circunferencia. Se trataría del último espacio al que accedieron los descubridores en su primera expedición a la Cueva de Nerja y también, el lugar donde, en aquella ocasión, los muchachos se encontraron con esqueletos humanos depositados en el suelo provocando, presos del miedo, la huida de los mismos de una forma apresurada, buscando la salida de la cavidad. Sigue leyendo

Der karst in der umgebung der Höhle

Die “Sierra Almijara” ist eine massige Karbonat-Einheit, welche nur wenige morphologi­sche Charakteren der typischen Karstlandschaft zeigt. Die äußeren Formen (Exokarst) wer­den in den höheren Teilen durch kleinere Vertiefungen (Dolinen) und durch einen kaum ent­wickelten, bedeckenden Karren (Lapiez) begrenzt. Die bekannten internen Formen (Endokarst) sind sehr selten, wobei die Höhle von Nerja eine Ausnahme darstellt. Sigue leyendo

Cueva de Nerja:Sala de la Cascada o Ballet.

La Sala de la Cascada en la Cueva de Nerja  es aquella que se encuentra, según se va descendiendo, justo a la salida de la Sala del Colmillo de Elefante, desemboca en una balconada que domina, a su derecha, el agujero por el que, antes de estar habilitado el recorrido turístico actual a visitantes, se bajaban unos diez metros por una escala de cuerda hasta llegar al fondo de la Sala de la Cascada, pues el suelo presentaba una irregular superficie estalagmítica con rocas volcadas que impedían el  paso actual difícil. Sigue leyendo